“Sin crisis, los nuevos anticoagulantes se recetarían más” ¿Seguro?

22 Sep

See on Scoop.itPráctica Clínica Razonable

En el año 1999, en un artículo titulado: La calidad en la prescripción de medicamentos, el buen uso de los mismos lo definía teniendo en cuenta cuatro parámetros: maximizar la efectividad, minimizar los riesgos, minimizar los costes y respetar las opiniones de los pacientes. De forma más clásica, Dukes lo definía: «La prescripción racional se consigue cuando el profesional bien informado, haciendo uso de su mejor criterio, prescribe al paciente un medicamento bien seleccionado, en la dosis adecuada durante el período de tiempo apropiado y al menor coste posible». Obviando los aspectos de eficacia y seguridad, el coste y el paciente son datos incuestionables. La aparición de dabigatrán y rivaroxaban en la prevención de la trombosis venosa profunda y en la prevención de fenómenos tromboembólicos en la fibrilación auricular crónica asociada a otros factores de riesgo es un hecho notable. El famoso Sintrom lleva muchos años haciendo su trabajo con ventajas e inconvenientes. Personalmente, llevo más de 20 años controlando regularmente una media de 40 pacientes / mes habitualmente en anticoagulación crónica o temporal. Nunca he tenido ningún efecto adverso grave que haya requerido ingreso o intervención hospitalaria.

See on vicentebaos.blogspot.com.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: